El mejor Rol de mi vida

 Photo by Dilia Oviedo Luciano

Photo by Dilia Oviedo Luciano

FOR ENGLISH VERSION CLICK HERE

He tomado este papel de -futura madre- como una oportunidad increíble para conectarme con mi cuerpo de una manera amorosa y amable. Cuidadosamente escuchando mis necesidades, tratando de mantenerme cerca de una versión más sincera de mí misma. No poniéndole mucha atención a lo que siento que no aplica a mi y a mi criatura. Hay una sobrecarga de información, muchos mitos sobre el embarazo, es difícil distinguir el hecho de la ficción.

Mi embarazo me hizo pensar en mi presencia en las redes sociales, cómo sentimos la necesidad de publicar cada pequeña cosa, aunque es realmente saludable mantener cierta intimidad de la web. Y cómo nos sentimos tan influenciados por lo que la gente publica, buscando un ideal inalcanzable de perfección. No estoy en contra de buscar una mejor versión de ti mismo, pero cuando la cirugía innecesaria, las dietas intensas y las rutinas de ejercicios de alto riesgo sin supervisión se convierten en una norma, debemos preguntarnos: ¿estoy haciendo esto por mí? O estoy siendo presionado a cambiar para obtener la validación de los demás?

He estado guardando este pequeño maravilloso secreto de las redes sociales durante 8 meses, porque realmente disfrutaba decirle a la gente la noticia en persona y obtener una sonrisa espontánea, un abrazo genuino y felicitaciones cara a cara. Las reacciones sobre mantener mi embarazo fuera de Internet han sido variadas.

Hoy en día si no publicas algo en Facebook o Instagram es como si nunca sucedió. Aparentemente "cuando un árbol cae en el bosque y no hay nadie cerca para escucharlo, no emite sonido." Es una decisión muy personal y respeto a los padres que deciden documentar todo públicamente en la web. Pero algo tan personal como un embarazo pareciera que se encontraría con nada más que comentarios alegres y likes, cuando en realidad algunas mujeres experimentan lo contrario, especialmente aquellas que son parte del mundo artístico. Una critica sobre lo exageradamente grande que esta la barriga o lo pequeñita que esta para el tiempo que tienes de embarazo no falta en el feed… O comentarios redundantes sobre que hacer o no hacer, cuando cada mujer es tan diferente.

Aunque me gusta compartir algunos aspectos de mis experiencias online, con el propósito de exponer y hacer accesible un gajito de mis años dentro de los reinados, y mis recientes hazañas como actriz y realizadora. Me cuido mucho de lo que comparto. Últimamente antes de hacer un post siempre me pregunto como puede afectar a la persona que tiene acceso a mi contenido.

Durante mi embarazo me he visto expuesta a una cantidad de imágenes e información en las redes sociales que pueden poner mucha presión sobre una mujer, estereotipos de como debería de verme y sentirme en esta etapa. Me he concentrado en hacer ejercicios junto a mi entrenador bajo la guía de mi doctora, y una rutina de yoga prenatal, ambas cosas me han permitido cuidar mi cuerpo, mi mente y mi espíritu, sin poner énfasis en como me veo, me enfoco en como me siento, preparándome para el parto tanto física como psicológicamente. Este proceso es muy único para cada mujer, cada embarazada debe consultar con su ginecólogo para saber lo que es adecuado para su caso, no dejarse confundir ni deprimir por lo que ven o escuchan por ahí.

Estoy en un momento de mi vida donde no permito que nada ni nadie me imponga esa imagen corporal única que resulta inalcanzable sin sacrificar la salud corporal y mental. Soy como soy, y me siento bien, estoy muy cómoda conmigo misma, con toda imperfección, y me ha tomado mucho llegar a este punto. Más de nosotras deberíamos de librarnos del estrés de perseguir un ideal estético ilusorio promovido por las redes. Más de nosotras deberíamos de pensar en el poder que tiene una imagen, y si estamos aportando a ese “modelo único de la belleza humana”, manipulado por la publicidad y los medios al servicio de las industrias de la belleza, la “salud” y la moda. La vida se trata de vivir la realidad, no de vivir dentro de una vida que fabricas para complacer a los demás.

Cerrare mi articulo con este fragmento del articulo de Acento llamado Tiranía sin Tirano, escrito por Juan Tomás Tavares -“Si no hacemos nada, estamos apoyando esa tiranía de la apariencia en la sociedad de las representaciones. Solo cuando los consumidores exijamos la pluralidad de modelos de imagen corporal, basados en criterios de salud y fenotipos, el mercado nos liberará de la tiranía que somete a tantas personas a las innecesarias torturas del hambre (en medio de la abundancia), de rutinas de ejercicios físicos extremos, del estrés mental y de procedimientos quirúrgicos vanos. Hay que fomentar en las futuras generaciones el concepto de que la belleza reside precisamente en la pluralidad y alternancia, y no en un modelo único para todas las personas.”

Para leer el articulo de Acento "Tiranía sin Tirano" click aquí